noticia | Manga

Gunnm: Last Order puede que vuelva al ruedo

Por pululon | 04:08
Si todo sale bien…

Hace un tiempo comentaba que Yukito Kishiro se había molestado con Shueisha por un pedido de cambios en un par de diálogos en la re-edición de su manga Gunnm, conocido por estos lados como Battle Angel Alita. Estos cambios se los pidieron sobre la fecha límite de entrega del capitulo #100 de Gunnm: Last Order, además de que Kishiro-sensei debía hacer también la portada a color de la Ultra Jump donde saldría el #100. Kishiro-sensei expreso su molestia y dijo que estos cambios podían darle problemas con todo el trabajo que tenia, aun así no le dieron bola.
El vago se calentó y dijo que después del #100 se tomaba un hiatus y que capaz que no habría nunca mas un #101. Ahora bien, puede que Gunnm: Las Order vuelva, donde? Eso es lo que aun no sabemos.
Kishiro-sensei tuvo una entrevista este martes con los editores de la revista Evening de Kodansha, con los cuales trato la posibilidad de poder mudar todos sus mangas a aquella editorial, dejando de esta forma Shueisha. Aun así los muchachos de Shueisha no lo quieren soltar y se reunieron el miércoles con el también, aunque Kishiro-sensei lo dejo bien en claro, el volvía solo si el departamento legal se disculpaba con el y si sacaban los cambios que le hicieron poner en la re-edición de Gunnm. Los editores de la Ultra Jump le dijeron que verían que onda con el departamento legal, pero que no prometían nada.
Ahora bien, si le dan el OK a sus demandas en Shueisha, seguirá en la Ultra Jump con Gunnm: Last Order, sino, se va para la Evening, donde seguiría allí con las aventuras de la piba biónica. A todo esto la respuesta de la discusión entre los editores de la Ultra Jump y el departamento legal de Shueisha recién estará la semana que viene y esto definirá el lugar donde se vera publicado el capitulo #101 de Gunnm: Last Order.
Y me parece perfecto que Kishiro-sensei apriete a los de Shueisha y que esto sirva de precedente para que los mangaka no se dejen avasallar por las decisiones casi ridículas que se les suelen ocurrir a las editoriales.

Commento!